"La culpa es de internet": Pilar Quintana
Idartes entrevistó a la escritora seleccionada en 2007 por el Hay Festival como una de las creadoras más destacadas de América Latina.
Mujer y texto: se lee el salón de los escritos.
Contenido

El pasado 12 marzo, en el primer Encuentro Distrital de Escrituras Creativas, Pilar Quintana conversó con Fernanda Trías sobre el proceso de maduración de su libro La perra, un relato que definió como una novela breve pariente del cuento.

Pilar se mostró decidida al señalar que el éxito del escritor es la terquedad para nunca abandonar. Sugirió a los literatos emergentes presentes en el Centro Gabriel García Márquez, que las historias encuentren su fecha de publicación de forma natural. “Algunas se escriben en cinco minutos, otras tardan 12 años”, señaló.

La escritora se internó en el Pacífico colombiano. Rodeada de selva y carestía encontró su historia. Una perra muerta devorada por aves carroñeras le sugirió la imagen de su relato. Se trataría de una novela negra. Una mujer asesina que es descubierta por los gallinazos que cercan su casa. Pero pronto esa idea tomó otro rumbo: una mujer frustrada porque no puede tener hijos, parte del material autobiográfico del que se fue llenando con la vida de sus amigas.

Pilar asegura que la literatura sirve para vengarse. Le gusta escribir sobre lo feo. Según ella “la literatura está para mostrar lo que no muestra la publicidad. Hablar de lo que no se habla”. La otrora guionista resalta la importancia del conflicto en las historias. Y añade que este no necesita ser evidente. Quizás escribir telenovelas en sus inicios le sirvió para trazar su método de trabajo, que consiste en una escaleta que va llenando con acciones, así suele saber cuál será el rumbo de su narración.

La charla resultó entretenida para los asistentes que se carcajeaban con sus ocurrencias. Quintana concluyó que escribía más sin conexión virtual, así que la culpa es de internet. Invitó a los nuevos narradores a dejar de idealizar los procesos de escritura, dejar de pensar en los rituales. “Hay que sacarle la parte romántica y bajar todo a la realidad”, concluyó.

Idartes habló con Pilar Quintana sobre su conversatorio De la Idea a la Obra y otros temas de actualidad.

Idartes: Vamos a entender cómo es el viaje de la idea hasta el libro publicado, el proceso de creación que es un tema súper amplio.

Pilar: Yo creo que mi técnica es que cuando yo me siento a escribir ya sé que voy a escribir. Muchas veces nos apresuramos y nos quedamos a medio camino sin saber qué escribir. Hay que aguantarse las ganas. Hay que hacerle el quite a esa tentación de sentarse a escribir porque sí y quedarse pensando y pensando hasta que uno tenga en su cabeza lo que va a contar.

Idartes: ¿Saber el final?

Pilar: No sé si saber el final. Yo generalmente sí lo sé, aunque a veces puede cambiar, pero sí tener un orden. Aunque depende de cada escritor, hay quienes se sientan a escribir sin tener una ruta clara pero a mi me parece más fácil saber: voy de este punto a este punto.

Idartes: ¿Es difícil escribir en Colombia?

Pilar: Escribir es difícil en cualquier lugar. Si yo fuera zapatero te diría que ese es el oficio más difícil del mundo. Si yo viviera en cualquier lugar del mundo; así hubiera muchos estímulos, muchas ayudas para los escritores lo diría. En Colombia los hay, pero es un trabajo sumamente difícil y con satisfacciones más bien pocas y escasas.

Idartes: ¿Escribimos en Colombia?

Pilar: Yo fui profesora y directora de los Talleres de Escritura Creativa. El Distrito y el Ministerio me han ayudado, he trabajado con ellos y he subsistido en esta carrera. Me di cuenta de la cantidad de gente que le gusta escribir en Bogotá. Uno creería que en Colombia la gente lee poco. Me encontré con grandes lectores, con grandes pares, con los cuales conversar sobre literatura, con personas que tenían mucho para contar en la ciudad y sobre sí mismos, ciencia ficción, fantásticas, cosas maravillosas.

Idartes: ¿De qué se escribe en el país?

Pilar: A mí me cuesta trabajo decir eso porque tengo unos nichos muy reducidos. Ahora tengo trabajos más localizados. Yo creo que hay de todo, ciencia ficción, novela histórica, cuentos, relatos muy realistas, todos los géneros.

Idartes: Hablemos del rol de las mujeres en la literatura colombiana moderna.

Pilar: Hace poco estaba con una traductora, Elisa Dillman; una gran traductora del inglés al español, y me decía que ahora solo quiere traducir mujeres y es porque ahora estamos viéndonos desde una óptica y una perspectiva que no nos estábamos viendo antes.

Idartes: ¿Cómo contar para la paz?

Pilar: Hace poco yo fui jurado del Premio de Narrativa Colombiana de la Universidad Eafit y uno de los tres finalistas fue Verde, tierra calcinada de Juan Miguel Álvarez, un libro que si queremos entender el conflicto ahí está. Nos está hablando de paz y también del camino tortuoso hacia la paz. Es un camino difícil. Me gustaría recomendar ese libro que nos sirve para entender qué está pasando y cómo es el camino hacia la paz. Las dificultades a las que nos enfrentaremos así haya esa voluntad de paz. Ese libro por ejemplo nos cuenta la experiencia de un pueblo donde viven las víctimas con sus victimarios y los dos no quieren seguir viviendo en guerra. Tienen voluntad de paz. Interesante conocer cómo es vivir en ese pueblo.

Idartes: De la idea a la obra. ¿Qué hay que hacer?

Pilar: Uno no tiene que hacer nada, la historia cuando quiere ser contada busca la manera. Esas historias en las que uno se obliga a escribir no. Las historias que valen la pena y que a mí me han resultado son las cuentas porque no puedes hacer otra cosa sino contarlas.

Idartes: ¿Qué libro está leyendo en este momento?

Pilar: El cuento de la criada de Margaret Atwood.

*Fotografía de Ricardo Rondón

El anterior contenido ¿ha sido de utilidad?
1 + 2 =
Resuelva la operación matemática planteada y escriba el resultado. Ejemplo, 1+3, escriba 4