Bailes, fiestas y espectáculos en Bogotá

«El 17 de julio de 1891 se presentó Argáez con aire afanoso en el Capitolio en busca de noticias de sensación para El Telegrama, que debía salir al día siguiente. Hace hoy cuarenta años -le dijimos- que, al frente de este edificio, fusilaron a Russi y demás compañeros.

«'Escríbanos esta historia' nos replicó. Pero como le objetáramos nuestra incompetencia, a la vez que nuestra dificultad para escribir de una manera legible, aceptó la galante oferta que le hizo el inteligente joven Alejandro Vega para escribir lo que dictáramos.

Memorias palenqueras y raizales

Como un testimonio de la diversidad de nuestro país, plasmado en su literatura, ‘Libro al viento’ publica “Memorias Palenqueras y Raizales”, textos incluidos en un libro anterior llamado “Rutas de Libertad, 500 años de travesía”, editado por el Ministerio de Cultura en 2010. Un escritor y una escritora del Caribe colombiano, palenquero él y raizal ella, nos muestran a través de dos personajes, un par de realidades frescas en las memorias de los pueblos afro del palenque de San Basilio, y el Archipiélago de San Andrés.

Sylvie, recuerdos del Valois

Nuestro Libro al viento 121, Sylvie, recuerdos del Valois, es quizá el trabajo más representativo de Gérard de Nerval. En él se entremezclan la añoranza y el ensueño, el amor idealizado y el amor posible —que no se concretan—, la pasión intelectual y la fascinación por la naturaleza. Fue publicada el 15 de agosto de 1853 en el Revue des deux Mondes y compilada al año siguiente en el volumen Las hijas del fuego.

Preludio seguido de La casa de muñecas

Dos relatos de la escritora neozelandesa Katherine Mansfield. Preludio, publicado en 1918 por Hogarth Press, la editorial de Leonard y Virginia Woolf, luego incluido en la colección de 1920 titulada Bliss, significó un cambio en el estilo de Katherine Mansfield mptivado en la lectura de Chéjov, autor que fue una gran influencia y de quien tradujo sus cartas. Se trata del primero de una serie de relatos cuya acción trascurre en Nueva Zelanda y se centra en la familia Burnell, versión literaria de su propia familia y de las experiencia infantiles en Wellington.

Soy Caldas

En “¡Soy Caldas!” seguiremos el itinerario de la vida de Francisco José de Caldas, nuestro famoso criollo ilustrado, tratándolo de ubicar en su propia época, con sus triunfos y miserias, como un hombre de ciencia, pero también de carne y hueso, que sólo después sería convertido en un símbolo patrio y en uno de los héroes del panteón nacional.

Páginas